MANEJO DE CONFLICTOS EN UNA EMPRESA

El propósito del presente artículo es presentar algunas claves para analizar y gestionar los conflictos interpersonales en el lugar de trabajo. El conflicto en el lugar de trabajo es un RIESGO PSICOSOCIAL MUY GRAVE con amplia repercusión tanto en lo que respecta a la salud de los trabajadores como en la productividad que influyen en su rendimiento, deteriorando de forma rápida el AMBIENTE LABORAL. No obstante, la visión actual del conflicto nos permite repensar su papel como un fenómeno no necesariamente negativo. Desde esta perspectiva, la gestión eficaz del conflicto es la clave para su redimensionamiento positivo y para la no-materialización de sus consecuencias negativas. 

Para muchas personas, el lugar de trabajo también funciona como un lugar de encuentro social. Es un lugar para hacer amigos, entablar relaciones y, en ocasiones, mantener conversaciones adultas. Estas relaciones generalmente benefician la productividad del lugar de trabajo ya que ayudan a que los empleados se sientan conectados con la compañía y la gente para la cual trabajan. Al mismo tiempo, con las tendencias humanas hacia los celos, las camarillas y el aislamiento, las relaciones en el lugar de trabajo también pueden dejar en los empleados una sensación de aislamiento del grupo. La actividad social también puede disminuir cuando los empleados se concentran más en los chismes y menos en el trabajo.

Cuando los empleados entablan relaciones positivas con sus compañeros de trabajo, comienzan a sentirse conectados a la empresa, lo que en general aumenta los niveles de retención de empleados. Al mismo tiempo, las relaciones positivas y de amistad ayudan a que los empleados quieran venir al trabajo y se reduzcan los días por enfermedad. En los lugares de trabajo que se enfocan en proyectos en equipo y colaboración, las relaciones positivas aseguran que todos los empleados estén del mismo lado y permite al equipo trabajar más rápido.

En resumen, el lugar de trabajo debe promover las relaciones positivas entre los empleados. Esto se logra a través del desarrollo de actividades en grupo y alentando a los empleados a trabajar en conjunto en vez de competir unos con otros. Incluye darle tiempo a los empleados para socializar en los almuerzos de la compañía y fiestas, y alentar reuniones de empleados. Las empresas deben de estar al pendiente y eliminar las conductas negativas tales como los chismes o hablar mal detrás de las personas. La ejecución de procedimientos de resolución de conflictos ayuda a los empleados a abordar las conductas negativas e interacciones rápidamente, sin gastar tiempo de los gerentes de tal manera que puede volver a ser productivo. A la hora de contratar, se debe de considerar que la persona es apropiada para el lugar de trabajo en vez de sólo mirar las habilidades en el currículum vitae. Los gerentes, y supervisores deben de estar muy bien entrenados para evitar y en su caso controlar los conflictos entre los colaboradores.



Deja un comentario